TITANIUM PLAZA

UBICACIÓN

Quito, Ecuador

ESTADO

Construido

AÑO

2016

CATEGORÍA

Corporativo

EQUIPO

Rafael Vélez Calisto, Rafael Vélez Mantilla,

Carolina Proaño, Cristhian Erazo

FOTOGRAFÍA

Sebastián Crespo

El reto de insertar un edificio de carácter corporativo dentro de una zona consolidada de la ciudad exige identificar rasgos implícitos en el contexto tales como: el espacio público, la escala, la heterogeneidad de los recursos arquitectónicos en los edificios circundantes, el paisaje natural y sus visuales, etc. El edificio acoge estas condicionantes y las resume en el uso de dos recursos básicos de composición: el “pliegue” y los “pixeles”.

El primer recurso compositivo soluciona el problema de la “escala”, ya que la exigencia de ocupación en la rentabilidad inmobiliaria obliga generalmente a volúmenes masivos y agresivos, sin embargo, el edificio Titanium pliega sus fachadas y crea una percepción visual de subdivisión de la masa. Básicamente se subdividió el perímetro del edificio en tercios y se fueron creando las aristas de los pliegues obteniendo como resultado un edificio más dinámico. Adicionalmente la condición de edificio esquinero permite que se puedan apreciar los cambios de plano de las fachadas y en el transcurso del día el recorrido del sol cambia de manera dramática la percepción del volumen, además estos pliegues evitan la incidencia directa del sol en cada fachada reduciendo la necesidad de un vidrio con alto desempeño y performance.

La subdivisión en pixeles de la fachada, el segundo recurso, resuelve el problema de integración a un contexto en extremo heterogéneo tanto en escala como en recursos formales, permitiendo libertad en el juego de vanos y llenos sin afectar al resultado final de la composición. Para este efecto se recurrió a un software especializado en generar elementos paramétricos el objetivo incorporar 60% de elementos transparentes (iluminación natural) y el 40% de paneles opacos (mamposterías), controlando de manera eficaz el comportamiento térmico del edificio.