Cervino

Al emplazarse en un área totalmente diversa en cuanto a materialidades, usos y dinámica urbana en general se tomó la decisión de realizar una inserción que tome del contexto los aspectos más relevantes de las edificaciones circundantes tanto en escala, espacialidad y materialidad.

La subdivisión en retícula aleatoria de la fachada resuelve el problema de integración a un contexto en extremo heterogéneo tanto en escala como en recursos formales, permitiendo libertad en el juego de vanos y llenos sin afectar al resultado final de la composición.

Para este efecto se recurrió a un software especializado en generar elementos paramétricos controlando de manera eficaz el comportamiento térmico del edificio, la calidad de iluminación y la expresión en fachadas. Este juego de vanos y llenos aleatorios se controló también paramétricamente en base a datos del contexto, permitiendo que la inserción del edificio no sea agresiva con el entorno y se integre de manera eficaz.