Titanium Plaza

Año:

2015

El reto de insertar un edificio de carácter corporativo dentro de una zona consolidada de la ciudad exige identificar rasgos implícitos en el contexto tales como: el espacio público, la escala, la heterogeneidad de los recursos arquitectónicos en los edificios circundantes, el paisaje natural y sus visuales, etc. El edificio Titanium acoge estas condicionantes y las resume en el uso de dos recursos básicos de composición: el pliegue y los pixeles;

El primero soluciona el problema de la «escala», ya que la exigencia de ocupación en la rentabilidad inmobiliaria obliga generalmente a volúmenes masivos y agresivos, sin embargo, el Titanium pliega sus fachadas y crea una percepción visual de subdivisión de la masa. Básicamente se subdividió el perímetro del edificio en tercios y se fueron creando las aristas de los pliegues obteniendo como resultado un edificio más dinámico y no una suma al entorno tan estático y con casos desproporcionados.