Casa Vh

Una arquitectura seria que no especula con la forma y permite que sea el material el que encuentra su verdad en el volumen total. Se plantea una relación directa entre el acero y el ladrillo, esta surge como un experimento que trabaja con el fin de resaltar los valores cromáticos y tectónicos de estos dos materiales.

La casa VH-1 está ubicada entre el valle de Cumbayá y Tumbaco en un sector que se ha consolidado por la reciente construcción de una vía de carácter metropolitano llamada ruta Viva.  Esta arteria integra de manera transversal este sector de gran dinamismo y crecimiento. La construcción se ubica en una antigua lotización familiar que se ha mantenido lejos de los polos importantes de desarrollo, lo que le ha permitido conservar una rica y diversa vegetación, tanto al filo de sus vías empedradas, como en las áreas comunales y dentro de los terrenos.  Precisamente es esta la condicionante mas importante de este proyecto, la relación con la vegetación existente.  El terreno es plano y por la presencia de grandes árboles no presenta vistas interesantes en planos lejanos. 

 

La implantación aprovecha al máximo la forma del terreno con el fin de liberar la mayor área posible de jardín, que precisamente se convierte en el elemento más interesante y el cual recibe la mayor atención desde todos los espacios de la vivienda.

 

Un jardín interior articula el movimiento desde el ingreso, planteando la circulación de manera clara entre todos los espacios, tanto en la planta baja como en el nivel de los dormitorios. Se propone un sistema claro y riguroso de distribución interior, donde la practicidad de la vida familiar es la protagonista.  La relación con el jardín posterior es total, y mediante el uso de grandes ventanales se consigue un interesante equilibrio entre la vida interior y el verde de ramas y troncos circundantes. El arte es también protagonista de la vida de la casa, incorporándose dentro de una arquitectura donde el manejo de la luz y las texturas brindan el espacio ideal para su disfrute.

 

El uso del ladrillo visto es lo que mas se destaca en el exterior de la casa, empleando un bloque de arcilla del sur del Ecuador y procesado en Guayaquil.  Se realizo una búsqueda exhaustiva del bloque ideal, teniendo como premisas el tamaño, color, y textura de los tabiques.   La respuesta es una arquitectura seria que no especula con la forma y permite que sea el material el que encuentra su verdad en el volumen total.  Se plantea una relación directa entre el acero y el ladrillo, esta surge como un experimento que trabaja con el fin de resaltar los valores cromáticos y tectónicos de estos dos materiales.  Sin duda esta materialidad busca diferenciarse de las expresiones arquitectónicas locales, que son fáciles de enmarcar dentro de una gama poco diversa de arquitectura residencial en nuestro medio. 

 

gALERÍA PROYECTO